Radio: No
Radio:
km Set radius for geolocation
Buscar

Acuerdos de Producción Limpia: Una estrategia para fomentar la construcción sustentable

Acuerdos de Producción Limpia:  Una estrategia para fomentar la construcción sustentable

Por Giovanni Calderón Bassi, Director Ejecutivo Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático.

En un escenario de preocupación mundial ante la amenaza climática, la construcción no está ajena a esta realidad.  Esta industria ha manifestado hace dos décadas su interés en abordar los potenciales impactos ambientales de la actividad, como la generación de de residuos sólidos.

Desde el ex Consejo Nacional de Producción Limpia, actual Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático, hemos contribuido a mejorar los estándares del proceso constructivo a través de los  Acuerdos de Producción Limpia (APL), una herramienta de gestión que ha permitido implementar permanentemente mejores prácticas productivas, generando, además, beneficios económicos.

Evolución 

El primer APL del sector se remonta al año 2000 y benefició a empresas de la Región Metropolitana. Fue articulado por la Cámara Chilena de la Construcción, CChC, abordando específicamente los problemas más gravitantes en la ejecución de una obra de edificación: manejo de residuos sólidos, control del ruido y emisiones atmosféricas. La evaluación del APL alcanzó un 90% de cumplimiento de las metas comprometidas y sus resultados dieron cuenta de un impacto importante en la calidad de vida de la Región Metropolitana, producto de la disminución de emisiones atmosféricas y del manejo de residuos sólidos que se tradujo en el control del 50% del total de escombros generados. 

Tras esta primera y exitosa experiencia, le siguieron cuatro Acuerdos en las Regiones de la Araucanía (2004), Los Lagos (2004), Bío Bío (2007) y Coquimbo (2008), que incorporaron otras temáticas como la implementación de programas para mejorar las condiciones sanitarias y de seguridad de los trabajadores, así como medidas para la conservación y manejo sustentable de recursos naturales.

Situación actual

Hoy no contamos con acuerdos en curso con este sector económico, sin embargo, advertimos que las empresas del rubro se plantean retos en los ejes de mitigación y adaptación ante el desafío climático global. Así se expresa en el informe “Fundamenta: El Sector de la Construcción ante el Desafío Climático Global”, que lanzó en enero la CChC, en el que se asegura que el sector podría, potencialmente, participar en cerca del 22,8% del total de las emisiones de GEI del país.

En Chile no existen registros que permitan cuantificar el impacto ambiental de los procesos constructivos en términos de emisiones de gases de efecto invernadero, ese es el gran desafío para nuestro país. No obstante, el documento de la CChC señala que una de las principales fuentes de emisiones de CO2 corresponde a la totalidad de la producción industrial de insumos que se utilizan en las edificaciones, como cemento, hierro, acero, vidrio y alquitrán, entre otros, alcanzando un 7,5% de las emisiones totales del país. A ello le suman las emisiones por importación de cemento, aumentando al 8,3% por insumos; y las que provienen del transporte de carga y el uso de maquinaria especializada (8,7%), así como del uso de energía del sector comercial, público y residencial (5,8%). 

En el último punto, es relevante mencionar que un estudio sobre la caracterización del consumo energético y estimación de ahorro en 300 edificaciones públicas y corporativas en Chile,  realizado por el Centro Tecnológico Kipus de la Universidad de Talca, arrojó que el 90% no cumple estándares mínimos. Según el análisis, la arquitectura del edificio es un factor clave para determinar las mejores medidas de eficiencia energética. Cómo está construido o cuánta superficie de ventanas tiene, además del equipamiento de calefacción, refrigeración y climatización, son aspectos a tener en cuenta en el diseño de las construcciones para lograr beneficios económicos y energéticos. De allí que promover la construcción sustentable, con un fuerte involucramiento del sector público y de las empresas, es un imperativo no sólo para disminuir los impactos ambientales y hacer frente al problema del cambio climático, también es un concepto clave para lograr mayores niveles de productividad y competitividad en la industria. Está comprobado que a mayor ineficiencia de los procesos productivos, mayor cantidad de emisiones y residuos. 

Foto: Giovanni Calderón Bassi, Director Ejecutivo Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático.

Cargando…